Hay  palabras que los peces no entienden

TEATRO 

Por: Paula Maqueira Barcelli (once años)  con colaboración de Matías Távara (once años)

 

Primera Escena: El regalo de cumpleaños

 

Narrador: Francisca se levanta por una llamada de su hermano Miguel. (Suena el teléfono)

Francisca: ¿Aló? ¿Te acordaste!                                                             

Miguel: Sí, sal al patio Francisca, tengo un lindo regalo para ti.

Francisca: ¿Acaso sabes qué hora es?                                                                                                

Miguel: ¡¡Si lo sé, sal ya!                                                                                                                          

Francisca: Y, si papá se…

Miguel: ¡¡No se enterará, sal ya!!                                                                                                        

Francisca: Ya, está bien                                                                                                                                            

Narrador:  Francisca sale al patio y busca alrededor, cuando de pronto encuentra un perro detrás del árbol con una soga y una nota atada en el cuello que decía : “Para que nunca te sientas sola…. Te quiero, Miguel”.   Francisca agarra el perro y lo lleva  a la cocina.

 

Segunda Escena: El perro en la casa

 

Narrador: El perro ladra y los papás de Francisca se despiertan y van a buscar de donde viene ese sonido. Cuando llegan a la cocina, se llevan una gran sorpresa…                    

Mamá: ¿Que está pasando aquí?                                                                                                         

Francisca: Nada má, es un perrito que encontré en la calle...                                                   

Mamá: ¿A esta hora? Son las 6 de la mañana, ¿qué hacías en la calle?                 

Francisca: ¿No es curioso? Lo escuché llorar y salí para ver de qué se trataba. Debe de estar perdido, lo más seguro es que se haya escapado de una casa vecina.                                 

 

Narrador: El padre se aproximó a la mesa para ver el animal y descubrió la nota escrita por Miguel, Francisca trató arrebatársela pero fue en vano, él la leyó en silencio mientras una arruga en su frente, admitiendo su rabia... Intentando romper ese momento tan incómodo a Francisca se le ocurrió una idea. Luego de que su papá había leído la nota, la rompió en mil pedazos.

Francisca: Hoy es mi cumpleaños número catorce, ¿Qué nadie me va a felicitar?

Narrador: Sus padres seguían molestos, pero de igual manera felicitaron a Francisca con un abrazo.                                                                                                                                                 

Papá y mamá: (Le dan un abrazo a Francisca)

 

Tercera Escena: El Matrimonio

 

Narrador: Luego del colegio, Francisca había cogido un poco de su dinero para tomar un taxi e irse a la boda de su hermano Miguel con Ana, la novia de su hermano. Los únicos que fueron a la boda fueron los 4 testigos y Francisca.                                                                                                   

Miguel: ¡Viniste!                                                                                                                                         

Francisca: Sí, pero es mejor que se apuren, porque si no, papá se va a dar cuenta de que me he desaparecido del colegio y me va a castigar.

Narrador: cuando ya estaba acabando la boda, hubo un invitado inesperado…                               

Papá: ¡¡¡Francissss…ca!!!                                                                                                                                         

Francisca: ¡¡Oh no!! ¡¡Papá está aquí!!                                                                                              

Narrador: El padre se aproximó violentamente, y la poca gente que había asistido volteo para verlos.                                                                                                                                                            

Papá: Te prohibí que volvieras a ver a este bueno para nada, ¡vas a ver lo que te espera en casa!

Miguel: No le hagas daño por favor, no te desquites con ella.                                                

Narrador: El padre muy molesto apartó a su hijo con un empujón. Francisca estaba asustada, miró a Miguel, a Ana y a su padre y no sabía que decir. Luego su padre se la llevó….

 

Cuarta Escena: Despedida de Solón

 

Narrador: Francisca estaba muy triste porque su papá le había dicho que tenía que desaparecer a Solón dejándolo en la Animalería para que alguna persona lo compre. En ese momento, Francisca buscó a su mejor amiga llamada Carolina, porque tenía una idea.                               

Francisca: Yo no le daré mi perro a ningún desconocido, yo quiero estar segura de que la persona a la que le daré a mi perro, sea una persona confiable y que viva cerca, para poder visitarlo y que quiera a Solón.                                                                                                                                                

Carolina: Ay Fran, deja de pensar en tonterías y vamos a la tienda de mascotas para preguntar cuál es el procedimiento para dejar al perro en consignación                                                      

Narrador: Carolina y Francisca van a la Animalería y conocen a Julián, quien era un joven de 15 años que trabajaba en La Animalería casi por 3 años.                                                                       

Carolina: Hola, queremos vender este perro.                                                                                

Julián: ¿Y por qué?                                                                                                                                     

Carolina: El perro no es mío, el perro es de mi amiga Fran.                                                       

Julián: ¿Y quién es Fran?                                                                                                                          

Carolina: Es mi amiga, su nombre es Francisca                                                                               

Julián: ¿Y por qué quieres vender tu perro?                                                                                   

Francisca: Es que mi papá no me deja tenerlo.                                                                               

Julián: ¿Tiene nombre?                                                                                                                                           

Francisca: Solón                                                                                                                                           

Julián: ¡¿SOLÓN?!                                                                                                                                       

Carolina: Es un nombre horrible, dilo yo pienso lo mismo, pero mi amiga dice que su nombre es “exclusivo”.

Julián: está bien, déjame al perro y lo venderé en 300 dólares.

 

Narrador: Carolina y Francisca se fueron, pero en realidad Francisca estaba muy triste porque no quería recibir dinero, ella quería que cuidaran bien de Solón.

 

Quinta  Escena: La nueva mascota

 

Narrador: Al día siguiente, cuando regreso de la escuela, sus padres la estaban esperando, con una sonrisa, como si fueran unos robots de sus padres, solo que felices y sonrientes.          

Francisca:Hola…

Papá: ¡Hola! Sube a tu cuarto a dejar tus cosas, por favor.

Francisca: Okey…

Narrador: Entonces subió a su cuarto y dejo sus cosas, y encontró una cosa nueva y diferente, había una pecera con un pez en su interior. Entonces Francisca bajo de nuevo, y sus padres seguían sonriendo.

 

Papá: Y que tal, ¿notaste algo diferente en tu habitación?

 

Francisca: Si, había un pez dorado en la mesa de noche de mi cuarto.

 

Papa: Qué, ¿y no hay ningún gracias?

 

Francisca: Sí papá. Gracias y… ¿por qué este detalle?

 

Papá: Bueno, Te acuerdas de que tú nos pediste una mascota. Ya pues, ahí está. ¿Te gustó?

 

Francisca: Sí papá, gracias

 

Sexta Escena: Las Visitas a Solón

 

Narrador: Todos los días después del Colegio Francisca iba a ver a Solón. Sus padres siempre la esperan para almorzar juntos y es por eso que ella tenía que decirles pequeñas mentiras que justificaban su tardanza, por ese motivo:

Francisca: Papá, mamá, por favor no me esperen para almorzar porque estoy ensayando para el baile que está organizando el colegio y me voy a demorar todos los días.

Papá y mamá: Está bien hija, pero no llegues muy tarde.

Narrador: Unos de los días en que Francisca fue a visitar a Solón y mientras ella conversaba con Julián, llegó un señor preguntando si había perros en venta para su novia. Julián sabía, de que el único perro en venta era Solón y que Francisca quería mucho a su perro, entonces si lo vendía iba a sufrir mucho.

Comprador: Buenas tardes, quisiera comprar un perro.

Julián: ¿Por qué mejor no le ofrezco un pez, un gato o unos hámsters?

Comprador: No gracias, en realidad mi novia desea un perro.

Narrador: De pronto, el comprador miró hacia donde estaba Solón y Francisca

Comprador: ¿Y ese perro?

Julián: Ese perro no está en venta, es de la jovencita que está con él, lo acaba de comprar.

Narrador: En ese momento Francisca, sintió mucho miedo y alivio a la vez, de solo pensar que se pudieron haber llevado a su querido perro.  Francisca, no entendía porque Julián había hecho eso. Pero en realidad Julián lo hacía, porque sabía cuánto cariño le tenía Francisca a su perro.

 

Séptima Escena: El castigo

 

Narrador: Un día Francisca llego de la veterinaria y su papá la recibió con un golpe.

 

Francisca: ¿Qué te pasa, papá?

 

Papá: Hoy te demoraste más de lo normal, ¿por qué?

 

Francisca: Ya te dije, ¡tengo ensayos para el baile escolar!

Papá: ¡Mentirosa! Hoy llame al colegio y no están haciendo ningún ensayo (le da una cachetada a Francisca) Te estás viendo a escondidas con el bueno para nada de Miguel.

Francisca: ¡No! Yo sólo… Yo sólo iba a La Animaleria a ver a Solón… (Sale de escena corriendo como yendo a su cuarto a llorar).

Narrador: En ese momento, Francisca estaba muy triste…

Francisca: (Viendo al pez) ¿Sabes Gato?, (Dijo llorando) Si en este instante pudiera convertirme en pez, lo haría. Me lanzaría al agua y te pediría que me des un abrazo.

 

Octava Escena: El perdón de Aurelio

 

Narrador: Aurelio, el padre de Francisca, no sabía pedir perdón. Era un sábado en la mañana y Francisca seguía triste, bajo a desayunar y…

Papá: Buenos días Francisca, ¿cómo has dormido?

Narrador: Aurelio le hablaba a Francisca como si el día anterior no hubiera pasado nada malo entre ellos.

Francisca: Dormí bien, gracias…

Papá: Sabes, he pensado en ir hoy a comprar cosas que quieras, como zapatos, ropa, que se yo…

 

Narrador: Francisca lo miró con asombro y con lástima, al parecer Aurelio pensaba que sólo con decirle que le iba a comprar cosas se acabaría todo el problema, pero no tenía razón.

Francisca: Gracias papá lo voy a pensar.

 

Mamá: ¿Y qué tal va tu mascota­?

 

Francisca: Gato es lindo, pero no muy amigable.

 

Mamá: ¿Amigable?.. ¿A qué te refieres con eso?

Francisca: No lo sé, parece que gato no me escucha, es como tener una planta en mi habitación, no me entiende.

Mamá: Bueno hija no creo que Gato te escuche, o entienda tus palabras. Los peces son animales que viven en un mundo muy distinto al tuyo.

Francisca: Si mamá tienes razón, creo que hay palabras que los peces no entienden. Quizás tengo que acostumbrarme a que Gato viva silenciosamente a mi lado.

Papá: Y hablando de Gato, quizás se me ocurre que podríamos ir a La Animalería y buscarle una pecera más amplia.

Narrador: Nuevamente Francisca quedó sorprendida, su padre parecía manifestar algún grado de sensibilidad hacia Gato. Le preocupaba su espacio, su bienestar, su privacidad…. Él no sabía si Miguel tendría dónde vivir, pero, curiosamente sí se sentía preocupado por el bienestar de un pez dorado.

Papá: ¿Me acompañas a comprar una pecera?

 

Francisca: Claro, así aprovecho y pregunto por Solón.

 

Novena Escena: La Nueva Pecera

 

Narrador: Antes de las doce Francisca y su Padre ya estaban en La Animalería, y Solón se encontraba allí. El abuelo de Julián estuvo charlando por largos minutos con Aurelio, brindándole información sobre los peces, sobre las peceras, la oxigenación del agua y los filtros, la forma, la frecuencia sobre cómo alimentar a un pez, etc.

Julián: No has venido en estos días, ¿todo anda bien?

Francisca: Si, todo está bien. Pero no he podido venir por la cantidad de tareas del colegio. Yo tenía muchas ganas de venir

Julián: Tienes algo en la mejilla, como un moretón, ¿te paso algo?

Francisca: No… Bueno si, recibí un pelotazo en la clase de educación física, pero ya estoy bien.

Julián: Lo siento.

Francisca: No te preocupes, de verdad estoy bien, esas cosas pasan.

Narrador: Pero Julián intuyo que Francisca le mentía, y aunque “Esas cosas pasan” no deberían pasar. Ambos se acercaron al cachorro, lo sacaron de la jaula y Francisca le empezó a acariciarle las orejas, darle besos en la nariz y a acariciar sus patas. Su padre la miraba de reojo mientras seguía escuchando las sugerencias que le daba el abuelo de Julián para cuidar a Gato.

Abuelo: La niña ama a ese perro, lo viene a visitar cada tarde. ¿Sabe?

Papá: Si, ahora lo sé, pero en casa no lo podemos tener, por eso hemos comprado un pez.

Abuelo: Eso está bien.

Narrador: Aurelio se quedó pensando y aunque siempre se sintió seguro de ser el mejor padre del mundo, en ese instante se preguntó a sí mismo si estaría cuidando a su hija tanto como ella necesitaba. El cachorro saltaba de emoción y, entre ladrido y ladrido, lanzaba un gemido como si la alegría le doliera.

Francisca: Ya pequeño, ya.

Julián: Yo también me alegro que Solón siga en la tienda, ¿sabes que hace unos días lo llevamos a dar unas vueltas con mi abuelo, mi papá y yo?

Francisca: Ojalá la próxima vez pueda acompañarlos.

Narrador: En ese momento el papá de Francisca le anuncio que ya debían irse porque él ya había encargado una pecera grande con decorativos y un sistema de auto limpieza. Además también habían comprado un libro para conocer más de los peces.

(Saliendo de la tienda)

Papá: Sabes hija, a veces pienso que te he hecho mucho daño al separarte de ese animal…

Narrador: Francisca no quiso preguntar ni responder nada, tuvo miedo de que su padre, al pronunciar esa frase, no estuviera hablándole de Solón, sino de Miguel. En más de una ocasión se había referido a su hermano de esa manera. Francisca no dijo nada, ella prefirió ser como un pez y hacer como si no hubiera entendido las palabras de su padre, que le hablaba con esas palabras tan confusas.

 

Décima Escena: El inicio de la relación

 

Narrador: Cuando Francisca hablaba con Julián sentía mariposas en el estómago, pero algo no acababa de funcionar, como si sus lenguajes fueran distintos, como si en ciertas frases ella quisiera decir algo que Julián no lograba traducir.

Francisca: ¿Te has dado cuenta, Julián? Afuera hace un día estupendo.

Julián: Ah, sí

Narrador: Francisca con sus comentarios refería precisamente que afuera hacía veinte grados centígrados, con un majestuoso cielo azul y pajaritos cantando alegremente… ¡No! Cuando una chica dice que afuera hace un lindo día eso significa “Que rayos hacemos aquí adentro, toma mi mano y vamos juntos a caminar por ahí” Pero, al parecer Julián entendía: 20 grados, cielo azul y pajaritos.

Francisca: Julián si estuvieras en una isla desierta y, repentinamente, te encontraras con una persona, ¿Quién te gustaría que fuera?

Julián: Mmmmmm…. No lo sé, quizá alguien que supiera construir botes para poder regresar al continente… ¿No?

Narrador: ¡No! Cuando Francisca preguntaba eso, realmente te quería decir: “¿Te gustaría que estuviéramos solos en una isla desierta con gaviotas mirándonos indiscretas y delfines invitándonos a nadar con ellos?” pero evidentemente él pensaba que en una isla desierta lo mejor que te podía ocurrir es encontrarte con un constructor de botes, con un bombero o con un voluntario de defensa civil. Eso, para Francisca, era el colmo.

Francisca: ¿Qué opinas sobre besar a otra persona?

Julián: Opino que eso es asqueroso, porque escuche en un documental de televisión que las personas tenemos más bacterias en la boca que las que tienen los perros en el hocico. Imagínate, es menos peligroso besar a un perro que a una persona. Los besos deberían estar prohibidos.

Narrador: Cuando Francisca había planteado esa pregunta, en realidad había soñado en que Julián no respondería, en sus sueños el que se quedaba en silencio la miraba fijamente a los ojos, la tomaba de la cintura sin darse cuenta que ella había dejado de respirar hace rato y que metía la barriga para que el no sintiera ningún rollito y luego posaba sus labios en los de ellas en un beso corto pero apasionado. Finalmente, él, con voz grave, respondía “Querías saber cuál era mi opinión sobre besar a alguien…ahora ya la conoces”

Francisca: Julián, que bien te queda el corte de cabello, hace que tus ojos verdes luzcan mucho más

Julián: Yo por mí, me quedaría pelado, como una bola de boliche, odio ir al peluquero

Francisca: Hace tanto calor que me tomaría un helado de chocolate, de los que venden en la esquina a solo 50 céntimos. Ah… mira, que casualidad, acabo de encontrar en mi bolsillo un billete de un dólar, me alcanza para dos helados

Julián: tienes razón, Francisca, hace tanto calor que yo también me tomaría un helado, acá tienes 50 centavos, ¿me traes uno?

Narrador: Entonces, Francisca, con la rabia y la frustración desbordándose por sus orejas, caminó hacia la heladería y de vuelta a la tienda entró con dos derretidos helados mientras sus meñiques lucían como dedos bañados en chocolate.

 

Onceava Escena: El Escape del Papá de Julián

 

Narrador: Cuando, días después, Julián volvió de la escuela, se sorprendió al encontrar las puertas de La Animalería cerradas.

Julián: Debe de haber subido, para ir al baño o algo, no debo de preocuparme…

Narrador: Julián subió a su casa, y fue a tocar la puerta, pero nadie abrió… Ni su abuelo, ni la señora Nancy, que ayudaba en la casa.  Pasaron veinte minutos.

Julián: Estoy empezando a preocuparme, ya pasaron veinte minutos y nada, Es el colmo, cuando lleguen les diré que son unos irresponsables, no pueden dejarme aquí solo…Al menos podrían haberme dejado una nota…

Narrador: Eran las dos y treinta cuando Julián decidió bajar a la acera a esperarlos. De pronto llego Francisca, que estaba viendo a través de los cristales, medio preocupada.

Francisca: Dime que tu abuelo salió a dar un paseo con Solón.

Julián: Que ocurre, Francisca, no te entiendo.

Francisca: Solón, no está, no está ni en la jaula ni en la trastienda, he golpeado la puerta pero allí adentro no hay nadie. Es extraño, porque un teléfono celular estaba sonando hasta hace un momento, por eso pensé que estaba allí, pero nada. ¡Qué bueno que te veo! Dime que Solón esta con tu abuelo, ¿Si?

Julián:¡No lo sé, no lo sé! Mi padre ha desaparecido y tú me preguntas por Solón. Sera mejor que te vayas y me preguntes por Solón  mañana, ahora no puedo.

Francisca: Mira Julián, ¡tranquilízate! Si salió, volverá a casa, pero un perro no puede hacer eso, por eso me preocupo por Solón, porque pudo haberse extraviado, o… o lo pueden haber vendido ya… Es muy tarde Julián, ¡es muy tarde!

Julián: Mira, mi padre está mal de la cabeza, Hace casi diez años mi madre nos abandonó y mi padre sufre de depresión. Cuando no está dormido, está encerrado en su habitación.

Francisca: Lo siento, lo siento mucho… ¿Sabes? A veces los padres son como los peces, no entienden nuestras palabras.  A veces, los peces somos nosotros, que no entendemos las suyas.

Narrador: En ese instante, llegaron la señora Nancy y el abuelo, sin el papá o Solón… Pero anocheció, y cuando eso paso…

Papa de Julián: Se acabó, se acabó ya no lo puedo soportar.

Narrador: Cerca de las nueve, Miguel se despidió de Ana y saco a pasear a los perros.

Miguel: (Silba y viene Solón) Ven aquí amigo, no tengas miedo, ven aquí… (El perro va) Que pasa, ¿estas extraviado?

Papa de Julián: El perro es mío

Miguel: Buenas noches, disculpe, pensé que el perro estaba perdido, pero me alegra que el dueño este aquí cerca... ¿Se siente bien? ¿Necesita ayuda?

Papa de Julián: No, gracias (Se va Miguel) Se acabó, se acabó todo, todo se acabó. (Fumando un cigarrillo) Vete. ¡Que te vayas! No quiero testigos, ¡vete! De aquí en adelante sigo yo solo, ¡que te vayas!

(Patea al perro)

Papá de Julián: Tienes que irte, perro, no quiero llevar a nadie al lugar que yo estoy yendo…. ¡Que te vayas perro! ¡Que me dejes en paz! ¿Qué no entiendes?

Narrador: Entonces se le ocurrió una idea, lanzo un pedazo de pan y…

Papá de Julián: ¡Anda, ve por el!

Narrador: Solón, que le siguió el juego, fue corriendo por el pan. Cuando volteó para ver a su amo, no estaba, y entonces por primera vez en su vida, cruzo la pista solo, y entonces vino un auto y…. (Se escucha un crash) El conductor, tras ver que solo era un perro, le agradeció a Dios, se subió de vuelta al auto y siguió avanzando como si nada hubiera pasado allí. El padre de Julián y Miguel se dieron cuenta y regresaron. Un hilo de sangre chorreaba de la pata del animal, y formaba un charco. También había sangre en su hocico y una oreja.

Papa de Julián: Perdóname, perdóname, perdóname. Perdóname por dejarte solo. Perdóname por no haber cuidado de ti.

Narrador: Entonces llegó Miguel.

Miguel: ¿Está muerto?

Papá de Julián: No lo sé, pero creo que no respira…

Miguel: Tenemos que retirarlo de la vía, y mejor si podemos tomar un taxi para llevarlo al veterinario…

Papá de Julián: ¡Mi padre! ¡Mi padre es un veterinario! Podemos llevarlo con él. Tiene una tienda de mascotas cerca de Bellavista, y un consultorio también.

Narrador: Solón parecía respirar, pero con una debilidad que hacía presumir lo peor. Después de lo que parecieron años, llegaron a la veterinaria.

Papá de Julián: Tienes que salvarlo pa, tienes que salvarlo…

Abuelo de Julián: Entra, veamos qué podemos hacer.

Julián: Estaba preocupado por ti, pa… No debiste irte,¿sabes? No debiste dejarme, eso me dolió mucho…

Narrador: Entonces su padre pensó en cuando su esposa lo había dejado, y reflexionó.

Papá de Julián: Tienes razón, lo siento, lo lamento tanto… Perdóname por haberte dejado solo, perdóname por no haber cuidado de ti.

Narrador: En eso paso algo inesperado…

Abuelo de Julián: Solón tiene una hemorragia interna… tengo que operarlo de inmediato.

Miguel:¿Solón???¿Ha dicho Solón?

Abuelo de Julián:Si, es el nombre del cachorro.

Miguel: ¡Es imposible! ¡Ese es el perro de mi hermana!

 

Doceava Escena: ¡Yo me quedo con los peces!

 

Narrador: Cuando Aurelio compró la pecera grande, le quitó los peces a Francisca y los dejó en la sala, en un espacio exclusivo como VIP solo para los peces.

Papá: ¿No te parecen alucinantes? Los animales nos enseñan muchas cosas.

Francisca:¿Ah sí?¿Y que cosas nos enseñan los peces?

Papá: ¿Has escuchado el dicho que dice que el pez grande se come al pequeño? Bueno en estos peces no ocurrió eso…

Francisca: Yo se dé una especie en lo que eso pasa, y mucho, los humanos…

Narrador: Aurelio, ese día se sintió indispuesto a ir a trabajar, y se quedó viendo la pecera desde el sofá, y recordó lo que alguna vez había sido su familia…

Papá: Hola, ¿me pasa con Miguel?

Ana: No se encuentra, ¿quién lo llama?

Papá: Su padre….

 

Treceava Escena: Un final feliz

 

Narrador: Todos están en la habitación de almacén de la tienda… El abuelo de Julián logra salvar a Solón, y el padre de Julián se disculpa con su hijo y con Francisca por lo que paso…

Julián: Bueno, por lo menos todos están bien, ¿no? Y Francisca…. Quisiera hablarte… En privado…

Francisca: Hummm…. Bueno… ¿Vamos a la tienda?

Julián: Claro…

Narrador: Entonces Francisca y Julián van a la tienda, que sigue cerrada, ya que al abuelo de Julián no le había dado tiempo de ordenar todo desde el incidente. Con las luces apagadas, sus miradas se encontraron. Ambos se sonrojaron.

Julián: te traje aquí porque… Porque tengo una pregunta que hacerte…

Francisca: bueno…

Julián: ¿Quisieras ser mi novia?

Narrador: Francisca se quedó pasmada con la pregunta de Julián, era lo que ella había estado esperando desde que lo conoció

Francisca: Yo…. Yo… ¡Si, si quiero!

Narrador: Como agradecimiento, Julián agarro por la espalda a Francisca y la beso, como ella había soñado… Ahora ya todo sería diferente.

 

 

0
0
0
s2sdefault